Para saber el estado de las tiendas, había que hacerlo 10 veces mejor